viernes, 30 de enero de 2015

Cuando tu vecino, no piensa como tú

Es curioso, que cuando las personas nos juntamos y tenemos los mismos gustos, entendemos las cosas de manera similar, todo funciona sobre ruedas, ahora bien, en el momento en que alguno, tiene otra idea, piensa que las cosas deben hacerse de otra forma, en lugar de sentarse a dialogar, se intenta excluir a esa personas del grupo, para que "no moleste".

Si hay una cosa, que las personas debemos hacer es enriquecernos unos a otros, de manera que cuando una tenga otra opinión, intentemos entender sus razones, porque quizá el que está equivocado es el grupo y debe respetarse al nuevo. Pero es algo que en ser humano, mucho nos tenemos, no va a suceder, ya que siempre queremos tener razón y cuando alguien nos corrige o piensa distinto, nos parece un ser inferior, que no sabe lo que dice.

Nosotros intentamos siempre dialogar y, si en algún momento, alguien nos dice algo, lo analizamos, intentamos entenderlo y si estamos haciéndolo mal, lo cambiamos. Es mucho más importante ver los errores, que intentar justificarlos, ya que al final, consigues muchos más objetivos.