viernes, 3 de julio de 2015

Sancionar o no hacerlo

En las empresas, cuando subcontratas algo, por norma general, tienes cláusulas que permiten sancionar al proveedor en caso de incumplimiento de contrato. Pero claro, cuando vas a sancionar es porque algo no está bien y piensas, ¿merece la pena sancionar?

Pues bien a esta pregunta, en nuestras opinión, hay que valorar muy bien cómo es el contrato, ya que si es de unos meses, pude ocurrir que la sanción, lejos de solucionar el problema, lo agrave, porque la empresa directamente deje de hacer su trabajo y tendrás un problema mayor.

Por eso, en todas las ocasiones, creemos que es muy bueno el diálogo, ya que puedes llegar a acuerdos puntuales, en los que cedas un poco, a cambio de un mejor servicio, para dar el hachazo final, al acabar el contrato, quedándote con la fianza, por ejemplo, pero consigues mantener durante los meses que estén, el proyecto a flote.

Es una pena, pero siempre se aprovechan de esas cosas, tanto el que contrata, como el subcontratado, para intentar aprovecharse del otro, de ahí que no nos dé excesiva lástima ninguno de los dos, ya que el primero, ajusta demasiado el presupuesto y el segundo, intentará ahorrárselo por donde pueda.

Como decimos siempre, si pagas lo que vale, tendrás un buen servicio, si racaneas, el servicio será deficiente.