miércoles, 1 de mayo de 2013

Mantenerse firme

En muchas ocasiones, ante la presión de nuestros jefes, solemos tomar decisiones equivocadas que, más tarde, nos toca pagar.

En las compañías, suelen existir (por desgracia, como en todo en la vida), una serie de normas que hay que cumplir, porque alguien así lo determina. Pues bien, cuando alguien, tiene que hacer algo y conlleva infringir esas normas, lo que suele hacer, es intentar que la solicitud de la acción, la haga otro. De esta manera, ante su jefe queda bien, ya que ha realizado la petición y sin embargo, si hubiese algún problema, a quien se lo ha mandado, tendría que responder del mismo.

Por eso, hemos titulado esta entrada así: "mantenerse firme" y es que, si alguien se ha comprometido a algo, que no puede cumplir y para hacerlo, tú tienes que infringir las normas, "mantente firme" y da la vuelta a la tortilla, de manera que sea esa persona, la que se encargue de hacerlo (con tu ayuda o sin ella), pero que quien infrinja la norma, sea el interesado y no tú. De esta manera, en caso de que tener algún problema, le tocaría responder a otro.

Haciendo las cosas así, os aseguramos que en el 99% de los casos, se hará lo que decís, ya que es complicado que alguien, te obligue a hacer algo que va contra las normas de la compañía. En caso hipotético de que alguien lo hiciese, pide que te lo mande por escrito, así, te cubrirás las espaldas y probablemente, tampoco se haga.

Recordad, si tenéis claro que algo se hace de una manera, "manteneros firmes", al final llevaréis razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que quieras, pero no lo uses para hacerte publicidad, o el comentario será eliminado.