lunes, 22 de julio de 2019

Armas de doble filo

Desde mayo, las empresas están obligadas por ley a controlar las horas que pasan los empleados en la empresa y también los descansos que hacen. Una ley que, en principio, no nos parece mal, pero que es un arma de doble filo tremenda. Por un lado, la empresa tiene la presión de que se explote a los trabajadores y les sancione y por otro, los trabajadores tienen la presión de que se le pille demasiado tiempo "escaqueados".

Y es que, cualquier ley que se haga, siempre tendrá un buen objetivo, pero con varios posibles huecos en los que, a quien se pretende controlar puede ser beneficiado y utilizarlo contra quien se pretende proteger.

Así que, veremos como va funcionando éste control y ver si las empresas no lo utilizan, como ya hacen con el control de horas, en las que te obligan a poner las pausas y jornadas, tal y como diga la ley para no ser sancionados, pero a la vez, que puedan controlar a los empleados, para poder hacer despidos procedentes.

Lo dicho, veremos cómo va rodando ésto, que poco a poco, van implantando todas las empresas.