sábado, 18 de agosto de 2018

La tienda de barrio

Lo oímos cientos de veces a familiares, a amigos, a pequeños empresarios, a políticos,... hay que potenciar al pequeño negocio y fomentar que existan más tiendas de barrio. Y aprovechando que se nos ha roto el microondas de la oficina, buscamos en Internet que el problema que suele ser más habitual, es un pequeño fusible, de nada menos que 5.000 voltios y 0,7 amperios, que protege el magnetrón. Así que lo desmontamos, buscamos el fusible y efectivamente, estaba seccionado.

Vale, ahora pensaréis que ya nos hemos cargado la tienda de barrio, por ir desmontar nosotros el microondas y es cierto, pero el fusible sí que queríamos comprarlo en tienda de barrio, a pesar de que en Amazon, lo teníamos por menos de un euro, puesto en casa.

En definitiva, que nos fuimos a una ferretería de barrio y nos dijeron que no, que eso sólo tienen en tiendas de electrónica, nos vamos una que teníamos cerca y la habían cerrado, buscamos un centro de reparación de electrodomésticos y no había ninguno por la zona, finalmente fuimos a un taller de coches y tampoco lo tenían, nos volvieron a mandar a un tienda de electrónica. Total, que sólo en gasolina y en ensuciar el medio ambiente, hemos gastado más, que lo que vale el fusible en Amazon.

Finalmente lo hemos comprado en Amazon y hacemos ésta reflexión, ¿realmente las tiendas de barrio cierran por los grandes como Amazon? ¿O realmente las tiendas pequeñas no tienen nada que no vendan con soltura y eso les lleva a no ser competencia de Amazon? Nosotros, lo hemos pensado muchas veces, si abriésemos una tienda y no tenemos algo, probablemente buscaríamos en Amazon y si lo tienen, le diríamos al cliente que se lo podemos pedir y en cuanto lo tengamos le llamamos, dándole como fecha aproximada lo que nos tarde Amazon. Seguro que tendríamos mucha clientela, encantada con el servicio, por no tener que hacer ellos el pedido y correr el riesgo.

En definitiva, como siempre decimos, los negocios tienen que renovarse y ver qué demanda la gente, si sigues haciendo lo de siempre y tu entorno cambia, te quedarás fuera y luego, te llevarás las manos a la cabeza, sin entender por qué.