miércoles, 1 de julio de 2020

Calcular bien los tiempos

Una de las cosas que más te pueden ahorrar disgustos, es controlar bien los tiempos, ya sea con tu familia, con tus jefes, con tus clientes,... con quien sea. Y te ahorrará disgustos, porque si acostumbras a cualquiera a que las cosas que piden, las tienen de inmediato, corres el riesgo de que cuando puedas tenerlo, te piten falta.

Por eso, por muchas presiones que tengas, tienen que jugar con los tiempos y si una tarea la has planificado en un tiempo, tienes que esperar, a que ese tiempo llegue, aunque la tengas antes. Algunas veces, podrás hacer una excepción y entregarla antes, pero siempre, si de antemano has hecho hincapié en que vas a intentarlo, que será un sobreesfuerzo, etc... de ese modo, cuando haces las cosas antes, será por un sobreesfuerzo y no porque podrías hacerlo antes.

El tiempo es uno y si no lo cuidas, al final, todos querrán lo que sea en el momento, eso es algo que tienen la condición humana y que se ve desde pequeños, somo impacientes, lo queremos todo cuanto antes y como la paciencia no es nuestro fuerte, alguien tiene que poner esa paciencia.

Así que sé paciente y fuerza a que el resto aprenda a serlo, verás como todo, te irá mucho mejor.