viernes, 18 de enero de 2019

Poco efectivos

En muchos casos, somos poco efectivos, tenemos opciones para mejorar a personas que desempeñan diferentes puestos de trabajo y resulta que, en lugar de premiar a los trabajadores que trabajan, lo único que hacemos es no premiar a ninguno, dejando todo de lado y creando conflictos, que no llevan a ninguna parte.

Lo mejor que se puede hacer, dentro de una empresa, es tratar a todos de la misma manera. Organizar al personal por categorías, por fecha de entrada y en casos iguales que cobren lo mismo, pero no, nos empeñamos en hacer diferencias salariales, que hacen que se abran brechas entre departamentos, empleados y en definitiva, creando problemas que no deberían existir.

Por eso, lo mejor que puede hacer el departamento de recursos humanos de una empresa, es centralizar todo en recursos humanos, de manera que no sean los jefes los que repartan aumentos y lo hagan en base a categorías y antigüedad, como hemos dicho al principio, haciendo, a lo mejor, un premio anual, que valore el trabajo de los empleados en todo el año, de manera que los que trabajen más, cobren un poco más, sin que el resto pueda quejarse, ya que los salarios serían los mismos, salvo los premios anuales, que tendrían posibilidad de ganarlo cualquiera, atendiendo a las bases de la convocatoria de los premios.

Así que pensarlo, no hagáis diferencias para los mismos trabajos y antigüedades y si alguien, por su trabajo, se merece más, hacerlo como un premio anual, por el buen desempeño, que hará que todos (o casi), intenten esforzarse para conseguirlo al final.