martes, 17 de septiembre de 2019

Igualdad real

El día que empecemos a hablar de personas, en lugar de hombres y mujeres, discapacitados, LGTBI,... y tantos apelativos que damos a cualquier cosa, avanzaremos mucho en la verdadera igualdad.

Porque un titular que dice "Otro crimen de violencia machista", en lugar de "Otro crimen en que una persona mata a otra", vende mucho más, pero va en contra de la igualdad. Pero lo que importa es la venta de prensa, no la igualdad.

Estamos dando la vuelta a la balanza y eso no es bueno. Ahora todo hay que enfocarlo a que la sociedad es machista y que los hombres, así, en general, acosan, matan y se aprovechan de las mujeres, o que la sociedad aparta a los discapacitados, o que las personas LGTBI no pueden tener una vida normal y quizá, en parte, es cierto, pero mientras no veamos a personas y sólo a personas, cada una con sus encantos y su "no tan encantos", nunca avanzaremos hacia la igualdad real.

Nosotros somos unos convencidos que todos tenemos que ser iguales y sólo lo conseguiremos, si todos somos iguales y simplemente somos personas, algunas de las cuales son malas y atacan a otras personas que no lo son.

Y los primeros que tienen que hacer que ésto sea así, son los medios, mientras ellos sigan pensando en que la igualdad es inclinar la balanza hacia otro lado, porque "vende" más, entonces, generaremos con el tiempo una nueva discriminación, hacia el lado contrario.

Nosotros, a lo largo de éstos años hemos modificado mucho el lenguaje y siempre intentamos usar el término persona, para referirnos a personas que tienen capacidades, sin identificar ni género, ni nada que pueda clasificarla, de manera que sólo diremos las aptitudes que necesita la persona, para hacer ciertas cosas y esas aptitudes, las tienen personas, no hombres, ni mujeres, ni discapacitados, ni del colectivo LGTBI, ni... es igual, como hemos dicho son personas que tienen aptitudes y es lo que las define.