jueves, 19 de abril de 2018

Cuando te empeñas en no cumplir la ley

Como sabéis, somos poco de leyes, ya que pensamos que los que las hacen, pocas veces las tienen que sufrir, por lo que no salen muy buenas y en muchos casos, no tienen ningún sentido. Dicho esto, lo que tenemos claro es que hay que cumplirlas y, en caso de que no te gusten, intentar de la forma que sea, que se cambie. Cuando decimos de la forma que sea, obviamente no entra saltársela, ya que si te pillan, te sancionarán acorde con lo que diga dicha ley, y tendrás que apencar con ello.

Pero claro, si vas de un país a otro, donde las leyes son distintas, o quizá sean las mismas, pero no se persiga de la misma forma su cumplimiento, cuando quieres hacer algo, puedes quedarte helado de las cosas que te pidan, ya que en el país del que sales, no te exigían tanto. Pero eso, no puede hacerte pensar que puedes saltarte las leyes de ese país, ya que las tienes que cumplir o te sancionarán.

En definitiva, que si no estás de acuerdo con las cosas, busca la manera de cambiarlas, pero nunca intentes imponer tu criterio por las bravas, ya que al final, saldrás escaldado.