martes, 3 de marzo de 2015

Cerrarse en banda

En tecnología hay muchas maneras de hacer las cosas, el problema viene cuando a la hora de decidir cómo hacer algo, una de las partes se cierra en banda. Y es que, las mejores soluciones, son aquellas obtenidas por consenso y escuchando todas las opciones, valorándolas y decidiendo, cuál es la mejor de las opciones posibles.

Pero casi siempre, alguna de las partes, se cierra en banda, pensando que su opción, no sólo es la mejor, si no que además, es la única posible de realizar. En ese momento, ese cerrojazo a escuchar otras opciones, es algo que no suele salir bien, porque no se busca la mejor solución, si no la cabezonería de una de ellas.

Pero aún así, lo que hay que valorar, es si la opción es buena, e intentar por todos los medios conseguir que funcione. Lo que hay que intentar es seguir teniendo en mente, todas las opciones, por si en caso de que el cabezón haya fallado, exista la posibilidad de hacer las cosas de otra manera (otra de las opciones), de una manera rápida, e intentar poder usarla, aunque el cabezón, seguirá apostando por la suya y tenga que aceptar su error.

En definitiva, cuando alguien se cierra en banda, hay que admitir que es posible que funcione y aplicar la solución, esperando que realmente funcione. Unas veces funcionará y otras, como decimos, tendremos que ir a otra opción, porque la otra no acabe de funcionar como se espera.

2 comentarios:

  1. No solo en tecnología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, pero como lo nuestro es la tecnología, o eso nos creemos...

      Eliminar

Comenta lo que quieras, pero no lo uses para hacerte publicidad, o el comentario será eliminado.